Desde nuestro taller de guarnicionería en Rota, Cádiz hemos elaborado sillas de montar para jinetes en todo el mundo. Además de las sillas que nos encargan en toda España, hemos enviado monturas artesanales a países como: Alemania, Francia, Reino Unido, Estados Unidos, Emiratos Árabes, Canadá, Polonia, México o Japón. Algunos de nuestro clientes son:

  • José Antonio Atalaya
  • Expasa agricultura y ganadería
  • Antonio antiago, campeón de la modalidad de Alta Escuela en Cataluña
  • Victor Manuel Magriz, jinete de Doma Vaquera
  • Gonzalo Corrales Crespo, bicampeón de España de Doma Vaquera
  • Nahman Andic, de la Yeguada Andic
  • Ricardo Valle, ganadero
  • José Franco, de la Yeguada José Franco Sánchez (Cortijo las Pavonas)
  • Eduardo Mellado, Jinete del equipo Olímpico Español
  • António Carrasco campeón de España de Enganche, y su sobrino Rafael Carrasco
  • Milagros Heredero Herrera (“Mila”), Veterinaria Equina

La confianza que nuestros clientes depositan en nosotros es el resultado de un trabajo tradicional y artesano sin dejar de lado el desarrollo de nuevas técnicas y productos adaptados a la demanda de los jinetes y sus necesidades.

António Santiago, Campeón de Alta Escuela

Uno de nuestros clientes más conocidos dentro del mundo del caballo es Antonio Santiago Santiago. Este campeón de Cataluña en la modalidad de Alta escuela y director de la Escuela de Equitación cuenta con nuestra experiencia en sillas de montar tanto para competiciones como para el trabajo diario con sus caballos.

Antonio, Santiago, llegó a Bolaños a través de un amigo común; él estaba buscando un guarnicionero que le ayudase a elaborar la montura que tenía en su cabeza. En ese momento tenía problemas con la espalda debido a las sillas que estaba utilizando. También tenía unos animales doloridos que no podían dar todo de si por el mismo motivo.

Finalmente, coincidimos en un concurso de Alta Escuela, le escuchamos y propusimos varios cambios y mejoras para conseguir una silla de montar más adaptable y cómoda tanto para él como para su caballo. A partir de ahí no solo ganamos un cliente si no que también tenemos un buen amigo. Amable, accesible y como decimos en Andalucía, buena gente, Antonio cuenta entre otras con una montura Española de Alta escuela en ante azul que utiliza para concurso y una silla potrera de trabajo que usa a diario. Cuando le preguntamos qué destacaría de las sillas que le elaboramos a medida contesta que los dolores de espalda han desaparecido, que sus animales ya no son reacios a ser ensillados y que puede trabajar durante horas de la manera más cómoda. Yo también tengo solo palabras de admiración hacia él; a través de Antonio Santiago hemos recibido infinidad de encargos de nuevos clientes, ya que él nos recomienda a quien le pregunta. En Cataluña es nuestro “mejor vendedor”, y por ello le estaremos eternamente agradecido.